A Magazine about the Hudson Valley’s local economy, published by Hudson Valley Current.

Objetivo 4: Educación de calidad

¿Es la educación vital, ahora más que nunca? ¡Si!

La educación está en juego en todo el mundo. Antes de COVID-19, ya era lento el progreso hacia una educación de calidad inclusiva y equitativa, pues, más de 200 millones de niños a fin de esta década habrían estado sin estudio. Ahora esas cifras están ascendiendo. Las desigualdades en la educación se han visto exacerbadas por el coronavirus y por tener las escuelas cerradas. Aproximadamente el 90 por ciento de todos los estudiantes, en el mundo, han estado fuera de la escuela durante la pandemia.

Si el aprendizaje a distancia es una solución, no lo es para unos 500 millones de estudiantes que no tienen acceso al aula virtual. Esta no es una solución viable a nivel mundial. Si muchos padres, en mejores tiempos, no pueden pagar los libros o las matrículas, ¿cómo podría comprar un dispositivo con acceso a internet para sus hijos? 

Las estadísticas compiladas por las Naciones Unidas citadas arriba son desalentadoras. Aun así, todavía está en pie el objetivo de la ONU de garantizar que todos los niños y niñas completen una educación primaria y secundaria gratuita, equitativa y de calidad que conduzca a resultados de aprendizaje relevantes y efectivos para 2030. Este fue uno de los objetivos más ambiciosos, esperanzadores y relevantes de nuestro tiempo y sigue siendo la cuarta meta de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la UNO para esta década. 

Alcanzar solo este objetivo habría reducido drásticamente los problemas de pobreza, desigualdad, cambio climático, degradación ambiental, paz y justicia que enfrentamos hoy. Pero realísticamente, el ofrecer tal futuro a los niños de nuestro planeta, habría dependido de muchos factores.

Creo que en tiempos de pandemia el mundo debería unirse para ofrecer una educación viable a los estudiantes. Las cadenas de televisión deberían reconsiderar su programación y las escuelas deberían tener tiempo en el aire para impartir clases o seminarios a los estudiantes. Los periódicos y las estaciones de radio también deberían impulsar la formación académica de los estudiantes y dar espacio y tiempo de transmisión a los profesores y otros educadores. Necesitamos hacer de la educación una prioridad para los niños de todo el mundo.

Sin duda, los expertos han considerado esto y la educación por televisión ya se está produciendo en diferentes partes del mundo.

En latinoamérica, en países como México, Brasil y Perú alguna programación para los estudiantes ya se está transmitiendo a nivel nacional o local. Es cierto que el ser simplemente receptores de información en frente de una pantalla no es el mejor de los modelos. Un estudiante necesita ser un agente activo de su propio aprendizaje, pero esta es una solución temporal para los millones de estudiantes que no tienen acceso a Zoom.

Se podría decir que esta solución es recomendable latinoamérica, pero no para los Estados Unidos. No es verdad. Es muy facil encontra en Google cuántos niños en este pais no tienen acceso al internet en casa, y si investigas un poco, terminas descubriendo que la mayoría son niños negros, latinos e indígenas.

Pienso que Netflix, Hulu, Disney +, Amazon Prime y Apple TV, tienen la responsabilidad de idear soluciones y financiarlas para que los niños puedan estudiar en tiempos de pandemia, sea aquí en este país o en las regiones más vulnerables del mundo.

Los proveedores de redes telefónicas también tienen que ser parte de la conversación; deben ofrecer todo el apoyo necesario para que estudiantes, padres y profesores ayuden a los estudiantes a aprender por teléfono o por medio de las redes sociales.  

La educación es parte de las soluciones más viables para curar las heridas de nuestro propio país y hacer que los funcionarios públicos rindan cuentas. Creo en la resiliencia de los niños y sé que pueden superar estas etapas de estudio fuera de lo normal.

Escuche a mi pequeño sobrino de 3 años, reflexionar sobre una pregunta que alguien le hizo, ¿vas a la escuela? Dijo, creo que sí. Estaba configurando una nueva definición de lo que significa la escuela y el aprendizaje sin un salón o compañeros de clase. Pueda que si a los niños se les enseña adecuadamente, ellos lleguen a crecer más fuertes, con una buena idea de cómo lidiar con las presiones entre pares y sociales. Pueda que algo negativo como estar aislado, les infunda el aprecio por estar en comunidad armoniosamente en el futuro. Pueda que el entorno familiar se torne más saludable al pasar por estos momentos de incertidumbre. 

Tenemos que imaginarlo así y hacer todo lo posible por apoyar la educación de nuestros niños.